Poesía – Hoy de nueva te he visto

Hoy de nueva te he visto

Al principio

Casi no te reconocí

Pero cuando por un instante

Me miraste así

Supe que estabas ahí

 

El dragón de mi “Madre”

Con su aliento flamígero me saludó

Y dulcemente poco a poco

Desde los pies al corazón

Me enterneció

 

El fresco Soplo de mi “Padre”

La columna me estremeció

Y suavemente poco a poco

En mi pecho anidó

 

Cual delicada mariposa

Se mece sobre una flor

Así, con cuidado

Sobre tus pies

Deje sentir mi calor

Y sutilmente poco a poco

En ellos me posé yo

 

Que puedo decir más que lo que dijo Aquel*

“Estaba tan embebido

tan absorto y ajenado

que se quedo mi sentido

de todo sentir privado

de un entender no entendiendo

toda sciencia transcendiendo”

 

El aliento en Ti se expresaba

y de la mano a mí me tomaba

como observador

no sé bien lo que observaba

más una gran paz

a ambos nos confortaba

 

No sé si te acompañé

O si el aliento nos guiaba

Mas con paso firme

La Sanación se expresaba

 

Inmerso en la pulsación

Tu cuerpo se difuminaba

Y un gran sentimiento

Con voz ronca clamaba

 

Tu garganta sollozó

De tus ojos Vida brotaba

Cuando un ligero temblor

Tu Ser acariciaba

 

Pensé en Hacer o Decir

Mas ni hice, ni dije

Mi mano no se movió

Mi corazón te acompañó

Y solo después puedo decir

 

Hoy de nueva te he visto

Al principio

Casi no te reconocí

Pero cuando por un instante

Me miraste así

Supe que estabas ahí

 

GRACIAS POR COMPARTIR

 

Javier de María (2004)

* San Juan de la Cruz